Uno de los dilemas más comunes en el mundo inmobiliario es la forma en que los asesores captan propiedades y esto puede ser de dos formas: a través de exclusivas o la no exclusiva mejor conocida como opción. La primera pone al asesor como el único responsable de vender la propiedad; mientras que en la segunda pueden existir varios asesores promoviendo el inmueble al mismo tiempo y la comisión se la lleva quien la venda primero.

Captar en opción

La captación en opción genera controversia y algunos inmobiliarios no están de acuerdo en trabajar así ya que prefieren tener la seguridad de la exclusiva. Sin embargo, hay agentes que sí le ven ventajas y aquí te explicamos algunas:

Flexibilidad en el trabajo, puedes decidir cuánto esfuerzo vas a dedicar a las propiedades que tienes en tu inventario ya que no tienes presión a un tiempo de venta. Es cierto que debes apurarte porque otro vendedor la puede cerrar más rápido pero eres tú quien decide cuánto le vas a invertir.

Tu cartera de propiedades crece pues es más sencillo obtener propiedades en opción en comparación con las exclusivas y por lo tanto tu inventario puede crecer rápidamente.

Captar en opción sirve para aquellos inmobiliarios que no están dispuestos a casarse con una propiedad, que quieren acaparar más mercado y mantenerse activos pues siempre están en competencia por obtener compradores.

Captar en exclusiva

Para la mayoría de los asesores inmobiliarios captar en exclusiva es la única manera de tener inventario a pesar de que no sea sencillo, sin embargo, trae consigo ventajas que sirven para establecer tu negocio a largo plazo:

No tienes que competir para promoverlo, como con la opción: cuando varios agentes anuncian esa propiedad y en los mismos portales, bajará la posibilidad de que vean tu anuncio y también la efectividad de tus campañas de marketing.

Es una fuente de clientes potenciales, pues al anunciar una propiedad en exclusiva, sólo la publicas tú y eres el único agente que recibe interesados. A los que no cerraste, los podrás reubicar en otras propiedades similares a través del inventario compartido con tus colegas.

Tú pones el precio en el mercado, a diferencia de la opción donde varios agentes pueden poner precios distintos y bajar la cifra para que la propiedad resulte atractiva a futuros compradores y atraer más interesados. No es una buena práctica porque al estar publicada con precios muy distintos, los compradores terminan por desconfiar de la propiedad y mejor ven otras, lo que termina perjudicando la venta del inmueble.

La captación en exclusiva no te conviene si no estás dispuesto a invertir tiempo, pues hay que prestarle bastante atención para lograr el cierre. Además, en caso de que no cumplas las expectativas del propietario perderás credibilidad.

Finalmente, ambas formas de captación sirven como un portafolio de tu servicio, que te ayudará a que tus próximos prospectos confíen en ti. Puedes presumir tus cierres, compartir un ejemplo de una venta complicada y cómo la solucionaste o simplemente comprobar tu experiencia.

Tener un inventario compuesto por exclusivas es el escenario ideal porque significa demostrar la calidad de lo que haces, que te puede llevar a destacar en el mercado y se traduce en tener muchas más recomendaciones. También puedes probar con ambas y evaluar con cuál obtienes mejores resultados, incluso puedes tener un inventario mixto, no es necesario que te cases sólo con una forma de captación.

Prueba_EB_7_di-as--1-